Mukulú de la Suerte

Cuentan los ancianos que en tiempos ancestrales los espíritus se repartían en dos latitudes;

El Bien y El Mal

 

En el mal quedaban condenados los malos espíritus que por sus acciones en la vida eran llevados y encerrados siempre en esa latitud.

 

En el bien quedaban los espiritus que por sus buenas acciones, eran recompensados con permanecer allí toda la eternidad cumpliendo una misión;

 

¡¡PROTEGERNOS!!

 

Pasaban de forma volátil a fantasma dando imagen a su cuerpo, tomando forma risueña, amable y servicial. 

 

 Desde entonces todos los habitantes de la tierra tenemos nuestro fantasma de la Suerte, nuestro pequeño MuKuLú.

 

Cuelga en tu cuello tu MuKuLú de la suerte, él velará por ti, alejando  las fuerzas negativas que ejercen los malos espíritus sobre la tierra.

 

Tu suerte cambiará, recibirás un influjo positivo, un aura de esperanza y energía en tu vida.

 

¡Ah!. No te olvides de cuidar tú MuKuLú, pues nuestro fantasma de la Suerte necesita sentirse querido y valorado por tí. 

 

El consejo de Sabios